De las ideas de Finlay a la profesión de enfermería

Editorial

 

De las ideas de Finlay a la profesión de enfermería

From Finlay's ideas to the nursing profession

 

Los logros científicos del Dr. Carlos J Finlay mantienen total vigencia en los postulados del significado de la salud pública en nuestra sociedad socialista. Sentir orgullo de nuestra institución y su nombre, el Hospital Militar Central "Dr. Carlos J. Finlay", debe constituir un camino a seguir para los prestadores de cuidados, que es en síntesis, el rasgo distintivo de la profesión de enfermería.

Establecer un acercamiento entre sus doctrinas, el saber, querer y ser de la enfermería como profesión, se manifiesta en la relación de las principales responsabilidades que cumplimos, como promotores y restauradores de salud, previsores de enfermedades y aliviadores de sufrimientos humanos.

Cada enfermero(a) debe conocer que en Finlay se resumen cualidades que lo distinguen como benefactor de la humanidad. Es un compendio ético a imitar. Médico cubano, patriota, fortalecedor de las relaciones interpersonales, con afecto y comprensión; buen hijo, esposo y padre excepcional.

En el estricto lavado de manos y de los instrumentos, encauzó la primera medida para evitar enfermedades, así como la necesidad de organizar los trabajos de salud en horarios bien tempranos de cada mañana.

La perseverancia en el hábito de observar, valorar, experimentar e intervenir, son pautas a seguir en el método científico de la profesión, el Proceso de Atención de Enfermería. Los gestores de cuidados no debemos olvidar su disposición e incondicionalidad, a pesar de la avanzada edad, para ocupar el cargo de jefe de sanidad de República de Cuba, que en acotaciones del Dr. López Sánchez, avalan dicha postura "…Sentía que ese era su deber como médico y añadía que en los momentos de crisis no se podían eludir obligaciones y debían tomarse decisiones, que en esos momentos había que ocuparse de continuar la lucha por restablecer las actividades científicas y cooperar a resolver los graves y urgentes problemas sanitarios que habían surgido".(1)

Su amor por Cuba, modestia y desinterés por el reconocimiento social, lo hicieron expresarse sobre la propuesta de premio Nobel, pues los estadounidenses pretendieron adjudicar sus descubrimientos y aportes a la ciencia, a médicos del entonces ejército de ocupación. Dijo: "Lo siento por Cuba; hubiera sido la primera vez que hubiera venido a nuestro país este lauro internacional, dándome la oportunidad de probar mi cariño de hijo que ama a su patria. En cuanto a mí he sido más que bien recompensado con unos padres que lograron darme una profesión con qué demostrar mi amor por los demás, con una ejemplar esposa y buenos hijos, y con una relativa buena salud, con la que he alcanzado una edad que me permite reconocer mis grandes errores."(2)

Más allá de estas sabias palabras, la obra de Finlay es mucho más profunda. Invitamos a que la enfermería reproduzca su espíritu y sin descanso, estudie y remueva los cimientos de su ciencia, desde la práctica hacia el desarrollo. Es el homenaje al incansable sabio.

 

MSc. Idania Hoyos Vivar
Jefa de Departamento de Enfermería
Hospital Militar Central "Dr Carlos J. Finlay"

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. López Sánchez J. Finlay: el hombre y la verdad científica. La Habana: Editorial José Martí; 1999.

2. Falcón Fariñas I. Carlos J. Finlay. 20 de julio de 2018 [actualizado 05/11/2018; acceso: 11/03/2019]. Del Camaguey[aprox. 11 pant.]. Disponible en: https://www.camaguey.gob.cu/es/personalidades-y-personajes-tipicos/personalidades/3392-carlos-j-finlay.html

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




URL de la licencia: http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/3.0/