El desarrollo de la creatividad en la formación universitaria

ARTÍCULO DE REVISIÓN

 

El desarrollo de la creatividad en la formación universitaria

The development of creativity in university education

 

Rolando Medina Peña1 http://orcid.org/0000-0001-7530-5552

María del Carmen Franco Gómez1 http://orcid.org/0000-0003-2651-0992

Maigre Elena Gallo González2 http://orcid.org/0000-0001-9968-5481

Alejandro Torres de Cádiz Hernández3 http://orcid.org/0000-0003-1543-4883

 

1Universidad Metropolitana del Ecuador. El Oro, Machala, Ecuador.
2Universidad de Ciencias Médicas "Mariana Grajales Coello". Holguín, Cuba.
3Universidad de Holguín "Oscar Lucero Moya". Holguín, Cuba.

 

 


RESUMEN

Introducción: El estudio de la creatividad se realiza desde diferentes criterios, al asumirse como proceso de la personalidad y tomando como base la concepción filosófica de la actividad humana. En dicho proceso debe ser tenida en cuenta la interrelación de factores que favorece a las condiciones para el desarrollo de la creatividad, así como los vínculos entre lo cognitivo y lo afectivo.
Objetivo: Analizar teóricamente los fundamentos pedagógicos y psicológicos de la creatividad y su relación con el desarrollo integral de los futuros profesionales.
Métodos: Se realizó una revisión sistemática de la literatura, lo cual favoreció comprender la dependencia entre sus componentes, sus vínculos y el condicionamiento que establecen en la actividad docente.
Conclusiones: La inclusión de métodos creativos aún no se ha extendido en las proporciones deseadas, lo cual limita las posibilidades de desarrollo de la creatividad en los estudiantes. En la actualidad son casi inexistentes las orientaciones metodológicas que apoyen la labor docente para desarrollar la creatividad en los alumnos, en lo cual incide la escasa utilización de métodos productivos.

Palabras clave: creatividad; cognición; capacitación profesional.


ABSTRACT

Introduction: The study of creativity is carried out from different criteria, by assuming itself as a personality process and based on the philosophical conception of human activity. In this process must be taken into account the interrelation of factors that favors the conditions for the development of creativity, as well as the links between the cognitive and the affective.
Objective: Theoretically analyze the pedagogical and psychological foundations of creativity and its relationship with the integral development of future professionals.
Methods: A systematic review of the literature was carried out, which favored understanding the dependence among its components, its links and the conditioning that they establish in the teaching activity.
Conclusions: The inclusion of creative methods has not yet been extended in the desired proportions, which limits the possibilities of developing creativity in students. At present, methodological orientations that support teaching work to develop creativity in students are almost non-existent, which is reflected in the scarce use of productive methods.

Keywords: creativity; cognition; professional training.


 

 

INTRODUCCIÓN

La aspiración de las sociedades por insertarse activamente en el desarrollo socioeconómico actual requiere de la formación de profesionales capaces de ejercer sus profesiones con calidad, eficiencia y eficacia. Para ello es necesario introducir contenidos y aspectos que propicien una mejor preparación para enfrentar los constantes cambios del desarrollo de todas las ciencias en general.

El reto que representa el actual desarrollo científico técnico, así como la gran cantidad de información que circula por diferentes vías plantean una necesaria preparación en los futuros profesionales, de manera que estos desarrollen un pensamiento activo, reflexivo, crítico, capaces de apropiarse de los conocimientos que le posibiliten transformar su entorno y desarrollar renovadoras opciones para el progreso individual y colectivo.

Una de las vías posible para cumplimentar dicho objetivo está relacionada con el desarrollo de la creatividad en los futuros profesionales. Existe diversidad de criterios y estudios sobre este tema, los cuales se posicionan desde puntos de vista filosóficos, psicológicos, sociológicos, pedagógicos, entre otros.

La institución escolar, incluyéndose la universitaria debe revisar y modificar su labor, para lo cual no resulta conveniente el desarrollo de una actividad pedagógica que solo se proponga el aprendizaje a través de los niveles teóricos, procedimentales o actitudinales. Al contrario, debe fomentarse una pedagogía crítica, de manera que se incentiven los criterios valorativos durante el proceso de aprendizaje de un nuevo contenido y con ello, su adecuada implementación en el contexto actual.(1)

Este propósito desde el espacio universitario reviste gran trascendencia en el caso particular de la formación de futuros docentes.(2)

La creatividad propicia el desarrollo del intelecto humano para encontrar respuestas y soluciones a los problemas, así como mejorar cada día su modo de actuación ante estos. Una de las características de los seres humanos es la de ser potencialmente creativos, lo cual favorece el propósito por desarrollar la creatividad.

Las potencialidades creativas del sujeto se van conformando y desarrollando desde las edades más tempranas de vida, en virtud de un complejo conjunto de influencias y de las interacciones que establecen en ellas.(3)

El desarrollo de la creatividad está condicionado por la incidencia de la familia, la comunidad y el sistema educativo. Este último se enfoca fundamentalmente a ofrecer conocimientos, hábitos, habilidades, modos de actuación y valores. En ese sentido no siempre se aprovecha la posibilidad de contribuir al desarrollo integral de los alumnos y su capacidad creativa.

Sobre el término creatividad se pueden encontrar diversas definiciones:

La creatividad es un producto del pensamiento crítico que hace a las personas más flexibles. La creatividad proporciona fluidez, flexibilidad, originalidad, sensibilidad ante los problemas y la capacidad de reelaborar.(4)

Es el proceso de descubrimiento o de producción de algo nuevo, que cumple con las exigencias de una determinada situación social, proceso que además tiene un carácter personológico.(5)

Según Guilford,(6) en la conferenciaCreativity, pronunciada en su condición de presidente de la American Physcological Association, la creatividad aparece en una conducta creativa que incluye actividades tales como la invención, la elaboración, la organización, la composición, la planificación.

En el análisis de la creatividad, se ve reflejado la unidad entre lo afectivo y lo cognitivo, el vínculo que se establece entre el aspecto motivacional y determinados rasgos propios de las personas creadoras. Los factores que favorecen el desarrollo de la creatividad son diversos y en ello la participación del docente reviste gran importancia, en cuanto al estímulo en sus alumnos, para fomentar el deseo de crear. Este proceso es complejo toda vez que sucede en la subjetividad humana y se sustenta en elementos personológicos del comportamiento creativo del alumno.

La creatividad se logra estimular y desarrollar mediante la implementación de algún sistema de actividades en el que se tengan en consideración rasgos personológicos fundamentales, el propósito de realizar dichas actividades con los estudiantes y los vínculos comunicativos que propicien una efectiva participación de los alumnos.

Para lograr incentivar la creatividad es necesaria la implementación de métodos propiciadores de una comprensión de cada uno de los conocimientos, que, a su vez, estimulen el desarrollo de las capacidades creadoras; en ese caso se pueden incluir los métodos productivos. Ante este reto se considera por parte de los autores que se deben realizar modificaciones en la enseñanza actual, caracterizada por ser tradicional y reproductiva, por una de tipo productiva que, en definitiva, incida en la formación de profesionales integrales. Este propósito se orienta a desarrollar en las instituciones escolares estrategias que incentiven la competencia de aprender a aprender, y con ello se reduzca cierta apatía presente en una parte de los estudiantes.(7)

Como parte de un pensamiento crítico, el razonamiento posibilita "inferir y razonar hipótesis, relacionar rasgos, causas y consecuencias que den sentido al objeto pensado y al contexto con el que este se relaciona".(8) Esto ofrece mayor posibilidad de autonomía en los sujetos, lo cual les permite dominar el contexto en el que se desenvuelven.

La presente revisión bibliográfica tiene el objetivo de analizar teóricamente los fundamentos pedagógicos y psicológicos de la creatividad y su relación con el desarrollo integral de los futuros profesionales.

 

MÉTODOS

Los métodos empleados fueron la revisión bibliográfica y el análisis crítico de fuentes. Las bases de datos consultadas fueron Scopus y Scielo. Para ello, se emplearon las siguientes palabras clave en la búsqueda: creatividad, métodos creativos, actividad cognoscitiva. Los criterios de inclusión de artículos que se tuvieron en cuenta responden al tipo de estudio, la filiación de los autores, los resultados de los trabajos y las limitaciones expuestas.

 

DESARROLLO

Principales enfoques pedagógicos, sociológicos y psicológicos de la creatividad

El estudio de la creatividad se realiza desde diferentes criterios al asumirse como proceso de la personalidad y tomando como base la concepción filosófica de la actividad humana. En dicho proceso debe ser tenida en cuenta la interrelación de factores que favorecen a las condiciones para el desarrollo de la creatividad, así como los vínculos entre lo cognitivo y lo afectivo.

La creatividad refleja la cualidad sociotransformadora del hombre y para ello la educación puede desarrollar el potencial creador que cada individuo posee.

La actividad fundamental que realiza hombre es el trabajo, el cual propicia el desarrollo y con ello la cultura se enriquece, cuestiones que han propiciado el progreso de la historia de la humanidad. La actividad creadora sustenta al progreso social, lo cual reviste gran importancia en la actualidad.

El concepto de creatividad como rasgo fundamental del hombre puede ser entendido solamente en el contexto del desarrollo social, pues es allí donde se transforma en realidad concreta, fuera de ello no es posible concebirlo ni entenderlo.

Si se comprende a la creatividad como característica propia del hombre, se sobrentiende su vínculo con el desarrollo social, y a su vez como proceso de la personalidad. Es producto del pensamiento crítico. Ambos, creatividad y pensamiento crítico, son elementos indisociables, que además adquieren mayor sentido cuando de resolución de problemas, interrogantes o creación de nuevas alternativas se trata. Con la creatividad se ponen en juego mecanismos que la describen en sí, como la fluidez, la flexibilidad, la originalidad o la sistematicidad.(9)

Los aportes de L.S. Vigostky al respecto están dirigidos a determinar a los factores biológicos como las bases para las premisas del desarrollo, mientras que los factores sociales son la fuente del desarrollo. En relación con la dependencia del desarrollo psíquico del carácter y el contenido de la enseñanza Vigostky abordó al desarrollo psíquico como una concepción sistémica, sustentada en la unidad de lo afectivo y lo cognitivo.(10)

Sobre la creatividad Vigotsky plantea que es el resultado de la disociación, entendiendo por esto a la ruptura de la relación natural entre los elementos, sobre todo cómo fueron percibidos inicialmente. Además, se debe tener en cuenta a la asociación, como la combinación de los distintos elementos en una estructura que se concreta en el acto creativo.(11)

En este trabajo se coincide con Vigotsky al analizar a la creatividad con una presencia potencial en las personas y con muchas posibilidades para su desarrollo. No debe asociarse solamente a los que poseen una mente brillante, sino a todas las personas que creen algo nuevo. De acuerdo con esa teoría el autor mencionado concibe a la creatividad desde un enfoque social, otorgándole gran relevancia a la creación colectiva.

La psicología ha posibilitado una comprensión holística de la creatividad, sustentada en los rasgos de la persona creadora. Los estudios realizados sobre la creatividad tienen una gran influencia de la psicología y en esos análisis han participado diferentes autores, los cuales han sostenido su fundamentación desde este campo del saber.

Como precursor de los estudios sobre la creatividad se destaca la figura de Galton quien, a finales del siglo XIX, con el surgimiento de la psicología como ciencia, inicia también el análisis científico de la creatividad, para lo cual dedica su investigación a entenderla como fenómeno provocado por los aspectos genéticos y hereditarios.

Dentro de las corrientes de la psicología destaca el psicoanálisis en los estudios de la creatividad, sobre todo porque se ha dedicado a la cuestión motivacional, al plantear que esta se origina en los conflictos inconscientes y se materializa a través de la sublimación. Sigmund Freud, fundador y principal figura de esta corriente, afirma en sus obras que en el inconsciente se produce una catarsis creadora sin distinguir el tipo de persona, la particularidad estará dada por la forma en que se canaliza dicha energía.(12)

Por su parte, L. Kubie(13) indica la importancia que revisten para la creatividad los procesos preconscientes. A esto se le suman los criterios de E. Kris,(14) quien afirmó que la creatividad se basa en dos fases: una de inspiraciones y otra elaboracional.

La mayoría de los exponentes del psicoanálisis concedieron gran importancia a los fenómenos del inconsciente para explicar la creatividad. En ese sentido, se ha considerado como un gran aporte el vínculo que establecen entre el proceso creativo y la actividad afectiva de la personalidad.

Por su parte las teorías sociológicas destacan el impacto que tiene el medio para el desarrollo de la creatividad, en ese caso se comporta como incentivador y facilitador. Unido a esto señalan que la creatividad posee una configuración cultural e interpersonal, y a su vez es comprendida como un proceso de adaptación al medio. En este caso se resalta el rol de la familia y los centros de enseñanza.

El surgimiento del cognitivismo durante la década del 60 del pasado siglo se ha relacionado con la impronta de Jean Piaget.(15) Esta corriente estuvo dedicada a analizar los procesos cognoscitivos, en particular, cómo se desarrollan en el hombre. Para los principales representantes de esta corriente la creatividad representa una forma del proceso cognoscitivo que se manifiesta de diferentes formas. En algunos casos se aborda la creatividad como una forma de pensamiento vinculado con el pensamiento lateral. Este se refiere a un tipo de pensamiento que se orienta hacia la búsqueda de diferentes vías de solución.

P. Torrance, por su parte, afirma que el comportamiento creativo se inicia en el proceso en que tomamos conciencia de problemas, deficiencias, huecos en el conocimiento, elementos desconocidos, falta de armonía, uniéndolas con nuevas relaciones; identificando los elementos desconocidos; búsqueda de soluciones, elaborando conjeturas, o formulando hipótesis.(16)

Para este autor existe un vínculo directo entre la creatividad y la solución de problemas, y en ese sentido le confiere un protagonismo al pensamiento como proceso cognitivo.

El humanismo, como corriente psicológica, es el que reconoce a la creatividad como un proceso que abarca a toda la personalidad, capaz de transformar la realidad. Esta postura implica retomar el estudio de la persona y de sus principales características.

Los analistas de la corriente humanista afirman que la creatividad es una característica propia de todo ser humano y le confieren un gran protagonismo a la posibilidad que tiene la personalidad para proponerse determinados objetivos y metas.

C. Rogers fue uno de los principales representantes de esta corriente y en su caso destacó la significación que tiene la autorregulación para el desarrollo de la creatividad. Sobre esto en particular considera que existe una necesidad de autodirección, autorrealización y expresión de las capacidades que poseen los individuos para su autoreafirmación; y que la creatividad es la aparición de un producto relacional nuevo que resulta por un lado de la unicidad del individuo, y por otro, de los aportes de otros individuos y de las circunstancias de su vida.(17) Sobresale la importancia otorgada en esta conceptualización al vínculo hombre - grupo - sociedad.

La creatividad es abordada por los psicólogos humanistas desde el análisis de la persona, con lo cual le otorgaron un rol fundamental en el acto creador. Esto representa un acto transgresor para su época, pues hasta la fecha prevalecía el enfoque analítico y funcionalista del ser humano, lo cual limitaba una concepción más integral del mismo. La limitación fundamental de esta corriente se encuentra en no tomar en consideración el papel determinante de su carácter socio- histórico.

Otro enfoque a tener en cuenta es el histórico-cultural; en él destacan como principales representantes Petrovsky, Galperin, Bozhoveich, Davidov y Vigotsky.

Estos autores prestan especial atención a determinados procesos y dentro de la capacidad creadora le otorgan un papel fundamental a la imaginación y al pensamiento productivo. Unido a esto, consideran a la práctica como un estímulo para la creación y criterio de la verdad. De esta forma se hace notorio el enfoque histórico - social que le conceden a la creatividad, sobre todo por entenderla como resultado de la asimilación de la experiencia acumulada y de las condiciones histórico concretas de su desarrollo.

La creatividad debe ser una de las cuestiones sobre las que se deben articular todas las competencias, por lo cual reviste gran importancia en la formación general del alumno. Este planteamiento debe ser tenido en cuenta no solo en el ámbito teórico, sino que ha de ser premisa en las principales instituciones socioeconómicas, donde la relación creatividad-innovación sustente su desarrollo. Ghosh hace un llamado a introducir a la creatividad en el currículo académico universitario y a su vez establece las pautas a seguir para lograrlo, en las que necesariamente deben tenerse en cuenta todos los actores que se articulan en su entorno, dígase la empresa, la industria, la universidad, los estudiantes y la sociedad.(18)

Para el presente estudio resulta pertinente recurrir a los criterios de A. Mitjáns,(19) quien a partir de un enfoque personológico, ha dedicado esfuerzos a la investigación en la educación superior, de manera que concibe a la creatividad como un proceso de la personalidad del cual se considera un principio fundamental la unidad entre lo cognitivo y lo afectivo. El estudio de la personalidad en el ámbito educativo es fundamental para el análisis de la creatividad.

En la actualidad, el pensamiento creativo resulta un bien muy valioso que abarca a la mayoría de los sectores socioeconómicos. Se destaca el marcado interés por añadir valor a los productos y servicios mediante el uso innovador del conocimiento. Este propósito demanda de un afianzamiento de las aptitudes creativas de las personas.

La actividad pedagógica es creadora en sí, al plantear que la complejidad de esta condiciona, entonces, que esas soluciones posibles no siempre aborden resultados creadores y originales. Se trata consecuentemente de encontrar las vías más apropiadas para conocer los complejos procesos que tienen lugar en cada docente, estimular la aparición de soluciones variadas y creadoras a cada caso y elevar los niveles de desarrollo profesional de cada maestro para instrumentar sus concepciones pedagógicas.

La motivación se asocia también con la creatividad, en ese sentido varios autores señalan su importancia al considerarse en ella los estados y las condiciones emocionales de los individuos.

En este punto es oportuno destacar el análisis necesario sobre la relación existente entre necesidad‑ motivación y creatividad, según el desarrollo alcanzado en el creador. Para alcanzar el objetivo de desarrollar la creatividad se debe lograr que la educación sea flexible, antidogmática, enfocada a formar individuos preparados para cualquier cambio o circunstancia.

Es una realidad la necesaria transformación que debe tener el proceso docente ‑ educativo hacia la búsqueda de mejores condiciones, la renovación de los métodos, motivar la actividad de los estudiantes y definir los elementos que contribuyen al desarrollo de la creatividad.

El proceso docente‑educativo debe favorecer la apropiación de los conocimientos y el desarrollo de determinadas habilidades debe contribuir a un crecimiento cualitativo de la personalidad, en el cual se activen los rasgos personológicos favorecedores del desarrollo de la creatividad.

Resulta oportuno tener en cuenta para el diseño didáctico integral a los aspectos personales y no personales debido a su influencia en el desarrollo de la creatividad durante el proceso de enseñanza-aprendizaje.

En la educación superior se plantea que se debe incentivar la creación de un sistema en el que se establezca el vínculo actividad‑comunicación, el cual, en definitiva, contribuya a la creatividad. En dicho sistema se deben proponer un conjunto de actividades con un carácter productivo, que favorezcan la apropiación de conocimientos y a su vez se desarrollen los rasgos personológicos, se brinde la opción de seleccionar aquellas actividades que a los alumnos les motive, entre otros.

El sistema de comunicación reviste gran significación pues posibilita la participación del estudiante en su propio proceso de aprendizaje. El vínculo que se establece entre el docente y el estudiante debe caracterizarse por un estado emocional favorable y estimulante, en el cual se respeten las particularidades individuales de cada cual, y se tenga en cuenta el esfuerzo realizado, así como los resultados obtenidos por parte de los estudiantes. Para ello es preciso que el docente demuestre su capacidad creativa y sea ejemplo para sus discípulos.

Una iniciativa para desarrollar la creatividad, promovida por autores como Parnes, Roger y Torrance, y desde países como Alemania, Brasil, México, Rusia, Venezuela y Cuba, ha sido la modificación del currículo para reformar la manera de impartir las asignaturas. Esta idea ha recibido buena acogida de manera general, aunque no ha logrado implementarse en todos los niveles de enseñanza. Estos ofrecen muchas opciones para desarrollar la creatividad, aun cuando se hayan implementado diversas técnicas y estrategias para lograr ese objetivo.

El sistema de comunicación debe aplicarse desde el espacio más elemental, como lo es el aula, hasta alcanzar a toda la institución, de manera que se contribuya al desarrollo de características personológicas necesarias para una conducta creativa.

Otros autores proponen la utilización de los espacios de discusión mediante debates asíncronos en plataformas como Moodle.(20)

El proceso docente‑educativo debe incentivar la realización de clases desarrolladoras, la metacognición, el aprendizaje significativo y el logro de independencia cognoscitiva.

Para una mejor comprensión de la creatividad se debe investigar, sobre todo, en el aspecto personal, la figura del docente, toda vez que se reconoce su protagonismo en el logro del objetivo que se ha señalado. Unido a esto resulta innegable la influencia del docente en la dirección del proceso enseñanza - aprendizaje, con la intención de estimular la participación de los estudiantes en el mismo.

Según diversos estudios en la práctica pedagógica en la educación superior y en los niveles precedentes, prevalece el método explicativo, el cual conduce a un pensamiento reproductor. Los alumnos tienden a reproducir los conocimientos y presentan limitaciones a la hora de elaborar respuestas en las que deban argumentar sus criterios.

En la actualidad, es necesario que el proceso enseñanza- aprendizaje posibilite al estudiante apropiarse de los conocimientos y lograr los objetivos, así como desarrollar sus intereses a partir de posturas activas que favorezcan la creatividad. Para el logro de este propósito se considera pertinente elaborar una metodología enfocada en el método, conociendo que este representa la vía para lograrlo.

El vínculo que se establece entre el docente y el alumno es de suma importancia para el desarrollo de la creatividad durante el proceso de enseñanza-aprendizaje, y en ello influye el método para asimilar creadoramente el contenido. Este se considera como un sistema de acciones sucesivas y conscientes, que persiguen alcanzar un objetivo acorde al propósito trazado.

Métodos como la exposición problémica, el heurístico, el investigativo, entre otros, favorecen el desarrollo de la creatividad. A estos se les concede gran utilidad, dado que las capacidades creadoras se desarrollan mediante la utilización de métodos de enseñanza que promueven la actividad cognoscitiva de los alumnos.

Los métodos creativos deben disponerse de forma sistémica, ajustándolos a las particularidades de los contenidos. En la propuesta y solución del problema debe estimularse la búsqueda de variadas opciones por parte de los alumnos, incentivar la polémica y hacer valer los criterios propios para favorecer la creatividad.

Establecer un clima creativo sustentado en el sistema de comunicación resulta necesario, a la vez que el proceso docente debe centrarse en los alumnos, en sus insuficiencias y posibilidades. En tal sentido debe prestarse atención a los criterios de los alumnos, escucharlos, desligarse de cualquier postura dogmática y autoritaria, propiciar la unidad en la diversidad y la formación en valores.

Las modificaciones al proceso docente-educativo están impulsadas por la necesidad del desarrollo de la personalidad, y con ella, los rasgos personológicos vinculados a la creatividad, con lo cual se establece un sistema de influencias bien estructurado. Esta relación ha sido tomada en cuenta en las estrategias que se implementan en el sistema educativo para contribuir al desarrollo de la creatividad. Lo primordial en ese caso sería modificar cualitativamente todos los elementos del proceso educativo.

Una postura bastante generalizada -como se ha planteado con anterioridad- es la que plantea que en la práctica pedagógica prevalece la enseñanza explicativa que conduce a un pensamiento reproductor. Mientras el profesor expone los conocimientos, los alumnos se limitan a repetirlos y a aplicarlos, y prevalece una actitud pasiva. La insuficiente práctica de una enseñanza activa limita el desarrollo de un pensamiento productivo.

Durante el proceso docente-educativo se incentiva el desarrollo de la creatividad de los alumnos desde sus propias vivencias sociales, y esto puede ser aprovechado por el docente para implementar diversas actividades que contribuyan a lograr tal propósito. Diversos estudios y la práctica misma han demostrado que no existe una relación directa y proporcional entre docentes creativos y desarrollo de la creatividad en los estudiantes, aunque sí se puede plantear que un docente con bajo nivel de creatividad no contribuirá a que sus alumnos desarrollen altos niveles creativos. Una relación favorable entre el profesor y el alumno resulta trascendental para que los estudiantes logren mejores resultados y mayor identificación con los procesos que se desarrollan en el aula.(21)

El papel que desempeña el profesor en el desarrollo de la creatividad de sus alumnos tiene gran trascendencia, puesto que es él quien introduce y dirige el proceso de enseñanza-aprendizaje, así como revela y contribuye en que sean expresadas las potencialidades creativas de los alumnos. Para ello es necesario que el docente sienta mucha vocación y amor por su profesión y sus alumnos, además de tener una gran motivación con la actividad pedagógica que realiza.

El profesor, como facilitador del aprendizaje, debe tener conocimiento de los intereses de sus estudiantes, así como de las principales motivaciones que surgen de los contextos en que se desenvuelven, dígase familiares, comunitarios, educativos entre otros.(22)

Existen diversos aspectos que expresan el nivel creativo del profesor, tales como el amplio dominio de los contenidos, el empleo de elementos novedosos para motivar a los estudiantes, la creación de un ambiente psicológico propicio para la participación, entre otros. En el cumplimiento e implementación de los programas los docentes deben demostrar creatividad, imaginación, flexibilidad, autonomía. El constante cambio en los contenidos exige de ellos un carácter innovador y creativo. En la actualidad, la nueva concepción del docente como facilitador del aprendizaje, preparado para realizar acciones formativas y atender a las diferencias individuales de los alumnos, demanda de profesionales cada vez más capacitados para desempeñarse de manera creadora ante el proceso formativo.

La personalidad del profesor es un elemento importante en el desarrollo de la creatividad. Los recursos personológicos que este posea, condicionarán la relación participativa con los alumnos. Además, la percepción que tenga el docente sobre la creatividad es de gran importancia, así como las formas que utilice para desarrollarlas a través del proceso docente.

Los docentes precisan de preparación para lograr un óptimo aprovechamiento de todas las posibilidades que posean en el desarrollo de la creatividad. Para ello, se deben garantizar las condiciones necesarias para su desempeño profesional, identificar todas sus potencialidades, solventar las dificultades de manera que se prevean y controlar sus consecuencias en la actividad docente.

Al establecerse un sistema de comunicación con el grupo de estudiantes, estos brindan criterios valorativos sobre los docentes y además emiten sus opiniones en la búsqueda del saber. Resulta muy favorable establecer un clima de discusión constructiva entre docentes y alumnos, puesto que en la medida que el ambiente sea agradable, transparente, afectivo, se incentiva la creación.

En la actualidad muchos centros docentes de diferentes niveles de enseñanza, incluyendo la educación superior, se han propuesto el perfeccionamiento y actualización de la actividad cognoscitiva. No obstante, se percibe que no se analizan con profundidad los aspectos psicológicos y pedagógicos, y la creatividad no es incluida sistemáticamente en los planes de superación de los docentes. Se considera que este aspecto no debe estar condicionado por la espontaneidad, resulta necesario incentivar el desarrollo de la creatividad mediante la enseñanza, de manera que se consoliden las bases para perfeccionar el carácter creador de la actividad pedagógica.

La enseñanza universitaria debe transmitir a sus alumnos no sólo los conocimientos correspondientes, debe estimular además la creatividad, la innovación; favorecer el desarrollo de las potencialidades emprendedoras de los estudiantes. Al respecto, se perciben ya algunos resultados de la posibilidad real de promover la creatividad desde las aulas.

Runco(23) plantea que se debe propiciar una actitud favorable hacia la creatividad y apoyar al estudiante de manera que se solidifique su seguridad y confianza, para lo cual debe generarse un clima positivo y constructivo.

En el diseño curricular universitario, por lo general, se tienen en cuenta además de las competencias específicas, a las genéricas o transversales, dentro de las cuales a la creatividad se le confiere gran relevancia en casi todos los sectores en que el futuro egresado se desempeñará, en algunos casos constituye el rasgo más solicitado.(24)

Las investigaciones realizadas para definir los aspectos necesarios de lo que es creativo y de las características inherentes a una persona creativa, todavía generan criterios diversos, contrapuestos y polémicos.

La creatividad refleja la cualidad sociotransformadora del hombre, y para ello la educación puede desarrollar el potencial creador que cada individuo posee. A partir de los fundamentos psicológicos, filosóficos y sociológicos se logra exponer la expresión de la creatividad. La inclusión de métodos creativos aún no se ha extendido en las proporciones deseadas, lo cual limita las posibilidades de desarrollo de la creatividad en los estudiantes. En la actualidad son casi inexistentes las orientaciones metodológicas que apoyen la labor docente para desarrollar la creatividad en los alumnos, en lo cual incide la escasa utilización de métodos productivos.

 

Conflictos de intereses

Los autores declaran no tener conflictos de intereses.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Pérez C, Herrera M, Ferrer S. ¿Cómo es el proceso de construcción del pensamiento crítico en el estudiante universitario? Una teoría fundamentada desde sus protagonistas. Omnia. 2016;22(2):91-106. Disponible en https://www.redalyc.org/html/737/73749821008/

2. Gutiérrez P. Strategies for Teaching and Dissemination of Artistic Heritage by Promoting Critical and Creative Thinking Among Future Primary Education Teachers. Procedia-Social and Behavioral Sciences. 2017;237:717-22.

3. Serrano-Martínez C. Educación y entorno en la infancia. Ingredientes clave en el desarrollo del pensamiento creativo. RISE. 2016;5(1):67-83. Acceso: 19/10/2018. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/5372314.pdf

4. Martín M, Martínez C, Águila E, Cáceres J. Habilidades y estrategias para el desarrollo del pensamiento crítico y creativo. Revista de Educación. 2017;VIII(11):21-40. Acceso: 19/10/2018. Disponible en: https://fh.mdp.edu.ar/revistas/index.php/r_educ/article/view/2169/2445

5. Chivás OF. Creatividad más Dinámica de grupo=Eureka! La Habana: Editorial Pueblo y Educación; 1992.

6. Guilford JP. Creativity. The American Psychologist. 1950;5(9):444-54. Acceso: 19/10/2018. Disponible en: https://psycnet.apa.org/record/1951-04354-001

7. Acosta M, Zapata P. Efectos de un programa de intervención cognitiva en el desarrollo de habilidades de pensamiento crítico en el contexto de la bioquímica en estudiantes de Educación Básica Secundaria. TED: Tecné, Episteme y Didaxis. 2016;(No. extraordinario):1016-23.

8. Jaimes A, Ossa C. Impacto de un programa de pensamiento crítico en estudiantes de un liceo de la Región del Biobío. Pensamiento Educativo. 2016;53(2):1-11.

9. Vigotsky LS. Interacción entre aprendizaje y desarrollo. En: Segarte AL (compiladora). Psicología del desarrollo escolar. Selección de lecturas. La Habana: Editorial Félix Varela; 2006.

10. Vigotsky, LS. El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. Barcelona: Grupo Editorial Grijalbo; 1979.

11. Vigotsky, LS. La imaginación y el Arte de la Infancia. Madrid: Ediciones Akal; 2009.

12. Vigotsky, LS. El creador literario y el fantaseo. O. C. Tomo IX. Buenos Aires: Amorrortu, 1979.

13. Kubie LS. Neurotic distortion of the creative process. Kansas: University of Kansas; 1958.

14. Kris E. Psychoanalytic exploration in art. New York: International University Press; 1952.

15. Piaget, J. Psicología y pedagogía. Barcelona: Ariel; 1980.

16. Torrance P. Educación y capacidad creativa. Madrid: Santillana; 1976.

17. Rogers C. El camino del ser. Barcelona: Kairós; 1980.

18. Ghosh K. Creativity in Business Schools: Towards a Need Based Developmental Approach. Global Journal of Flexible Systems Management. 2014;15(2):169-78.

19. Mitjáns A. Creatividad, personalidad y educación. La Habana: Editorial Academia; 1995.

20. Eligio I, Gómez M, García I. El desarrollo del pensamiento crítico mediante el debate asincrónico en foros virtuales en educación secundaria. ALETHEIA. 2016;8(1):100-5.

21. Van Uden J, Ritzen H, Pieters J. Engaging students: The role of teacher beliefs and interpersonal teacher behavior in fostering student engagement in vocational education. Teaching and Teacher Education. 2014;37:21-32.

22. Blanquiz Y, Villalobos M. Estrategias de Enseñanza y Creatividad del Docente en el área de Ciencias Sociales de Instituciones Educativas de Media de San Francisco 1. Telos. 2018;20(2):356-75.

23. Runco M. Creativity. 2nd Edition: Theories and Themes: Research, Development and Pratice. New York (EE.UU.): Elsevier, Academic Press; 2014.

24. Mareque M, De Prada E. Evaluación de las competencias profesionales a través de las prácticas externas: incidencia de la creatividad. Revista de Investigación Educativa. 2018;36(1):203-19.

 

 

Recibido: 06/03/2019
Aprobado: 03/05/2019

 

 

Rolando Medina Peña. Universidad Metropolitana del Ecuador. Machala, Ecuador.
Correo electrónico: rolandormp74@gmail.com

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




URL de la licencia: http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/3.0/